¿Qué causa la explosión de las lámparas y cómo solucionarla?

La mayoría de los proyectores utilizan bombillas de mercurio de presión alta. Estas bombillas generan una luz producida por un arco eléctrico entre dos electrodos de wolframio, en el quemador de la lámpara. El quemador es de cristal de cuarzo y contiene una mezcla gaseosa, con una presión interna de hasta 250 atmósferas, a una temperatura de hasta 1300 grados Celsius, durante su funcionamiento. Hay circunstancias en las que el quemador de la lámpara puede explotar. La construcción de los proyectores está diseñada para soportar una posible explosión de la bombilla, que no debería dañar el proyector. No obstante, es aconsejable evitar su explosión.

¿Qué puede provocar una explosión?

Las causas de una explosión pueden ser las siguientes:

Defecto de fábrica de la bombilla

Por un defecto de fabricación, el cristal del quemador puede ser más fino en una parte o puede tener una micro fisura. Después de la puesta en funcionamiento la presión interna aumentará, la parte más fina no resistirá y el quemador explotará. La explosión por defecto de fábrica surge en los primeros minutos u horas de funcionamiento de una lámpara nueva. Este imprevisto está cubierto por la garantía sin ningún problema. Además, no debería suceder muy a menudo, ya que la mayoría de los fabricantes «dejan encendidas» sus lámparas por un tiempo.

Error en la instalación – tocar la bombilla con las manos desprotegidas

Nunca toques la bombilla sin guantes, especialmente su interior, el quemador o sus alrededores. En la bombilla se crea una huella de grasa que se calienta más que el resto de la lámpara. Al dilatarse, se crea una tensión interna entre las partes, a diferente temperatura, teniendo tanta fuerza que puede romper el cristal. Este problema se produce, más bien cuando se reemplaza una bombilla sola que cuando se cambia una lámpara con carcasa. Por esta razón, recomendamos recambiar la bombilla con guantes.

Condiciones de funcionamiento no óptimas

Aunque la bombilla no tiene ningún defecto de fábrica, durante su funcionamiento, el cristal del quemador se puede debilitar, en algunas partes, debido a las malas condiciones de funcionamiento de la lámpara. Las siguientes situaciones pueden ser sus razones:
  • uso continuo o muy frecuente de la lámpara;
  • vibraciones mecánicas que afectan la lámpara en funcionamiento o cuando está caliente;
  • temperatura baja al arrancar el proyector;
  • frecuente encendido y apagado del proyector;
  • tiempo insuficiente de enfriamiento de la lámpara después de apagado el proyector.

Enfriamiento insuficiente de la lámpara

El funcionamiento del proyector en un ambiente de humo o polvo, o en condiciones inadecuadas puede ocasionar la obstrucción de los filtros, o que a su vez incide en el enfriamiento insuficiente de la lámpara. El proyector debería detectar a tiempo el recalentamiento de la lámpara, apagarla y enfriarla. En la práctica, esto no siempre se cumple y la lámpara recalentada termina rompiéndose.

Fin de la vida útil de la lámpara

Una lámpara de proyector nunca debería ser usada más del tiempo posible – hay que reemplazarla en cuanto el proyector avise el fin de la vida útil de la lámpara. No se recomienda reiniciar el contador de la vida útil de la lámpara y seguir usando la lámpara vieja ya gastada, porque ello aumenta el riesgo de explosión de la lámpara. Con el funcionamiento de la lámpara se reduce el material en los electrodos principales, en el quemador, aumentando el espacio entre ellos. A mayor espacio entre los electrodos, mayor tensión para crear y mantener el arco eléctrico. Cuando se aproxima el fin de la vida útil de la lámpara, la tensión necesaria para crear el arco entre los electrodos principales es tan alta que el balasto de la lámpara (dispositivo que regula la alimentación de la lámpara) no es capaz de suministrarlo. No obstante, el electrodo de arranque seguirá calentando la mezcla gaseosa dentro del quemador de la lámpara hasta el punto de explosión del quemador.

Error del proyector

La explosión de la bombilla puede ser causada también por un defecto del proyector, sobre todo por fallo del balasto de la lámpara. Este último puede alimentar la lámpara, en un determinado momento, por un defecto de algún componente, con una tensión inadecuada, o no apagar a tiempo la alimentación o limitar el recalentamiento de la bombilla. Si ya es la segunda bombilla nueva que explota en el proyector, llévalo a un taller de servicios para un diagnóstico. La otra causa más frecuente de explosión de la lámpara suele ser la interacción de los factores mencionados. Un ejemplo puede ser el uso de lámpara de proyección ya consumida, de proyector con el cual manipulamos frecuentemente y por causa de polvo o grasa que atasca el filtro.

¿Cómo prevenir la explosión de la bombilla?

Tienes que utilizar el proyector lo más conforme posible a los puntos anteriormente mencionados, que hemos resumido en un gráfico de información: 10 ideas para alargar la vida útil de la lámpara.

¿Qué hacer cuando la lámpara se rompe?

  • El quemador de la bombilla contiene una pequeña cantidad de mercurio. Por eso, pon el proyector roto en un lugar ventilado y ventila bien la habitación en la que se ha roto la bombilla.
  • Deja enfriar el proyector por el tiempo necesario.
  • Quita la cubierta del espacio de la lámpara, saca la carcasa de lámpara, ponlo en una caja o bolsa firme que los fragmentos no puedan cortar. Intenta quitar el máximo de fragmentos del espacio de la lámpara.
Si han caído fragmentos en las partes inaccesibles del proyector, recomendamos llevar el proyector a un centro de servicio especializado para que lo limpien.

Si ya sabe todo lo necesario sobre las lámparas queda solo elegir la correcta

Guía super rápido de las lámparas

Encuentra lámpara con 2 clics

Lámparas para proyectores

Lámparas para TV